Agricultura, cambio climático y COVID-19

Colaboradores

“Hacer más con menos ha sido la experiencia de la agricultura en el Caribe durante décadas. Este puede seguir siendo el caso en esta nueva realidad de presiones económicas globales que surgen de un doble golpe de los impactos lentos del cambio climático y los efectos persistentes del COVID 19 en rápida evolución”

En el transcurso de dos días, tres titulares en la prensa – uno internacional y dos locales – esencialmente cuentan la historia de dos desafíos para el desarrollo humano en curso de colisión: cambio climático y covid19COVID-19, ambos con implicaciones socioeconómicas sin precedentes. Estos artículos son “¿Se acerca otra hambruna? China lucha por satisfacer sus demandas alimentarias básicas” (thehill.com, 17 de septiembre)”, “La tienda FT Farfan cambia de nombre a Agri World” (Newsday.co.tt, 17 de septiembre), y “Cargos elevados, los rumores de venta causan ansiedad entre los residentes de Trincity Mall” (Newsday.co.tt, 18 de septiembre).

¿Qué une estas historias? Agricultura y alimentación. ¿Cómo? Por ejemplo en el primer artículo, al escribir para The Hill, Jianli Yang concluyó que una "escasez de alimentos" podría poner de rodillas a China, una superpotencia económica y militar en ascenso.

En el artículo de FT Farfan en Newsday, Ken Chee Hing informó que la compañía ha cambiado el nombre de su tienda Arima a Agri World para centrarse exclusivamente en el sector de la agricultura, el césped y el jardín, en respuesta al aumento del interés local en la jardinería doméstica.

El reportero Andrew Gioannetti, en el otro artículo de Newsday, describe que las empresas en Trincity Mall se vieron obligadas a cerrar permanentemente, debido en parte al cierre por COVID-19 de las empresas no esenciales.

En el artículo de FT Farfan, Sandy Samnarine, de la División ALG de FT Farfan Ltd, enmarca el cambio de marca de la tienda Arima como "un movimiento que se aleja de la jardinería de supervivencia a un negocio agrícola rentable, respetando nuestros recursos, nuestra gente y nuestro medio ambiente".

La necesidad por la transformación de la agricultura y los sistemas alimentarios

Esta declaración captura los desafíos pasados y actuales en la región del Caribe desde el Programa de Transformación Regional (RTP) en Agricultura de 1996, y las otras políticas, estrategias y planes regionales que siguieron.

Todo esto, en un esfuerzo por modernizar el sector mediante la promoción de la adopción generalizada de buenas, y mejoradas, prácticas agrícolas, basadas en una combinación de conocimientos tradicionales, ciencia e innovación y, en particular, un cambio en los sistemas agrícolas para mejorar en lugar de agotar y degradar los mismos recursos ambientales de los que dependen: suelos sanos y agua limpia.

Esta transformación es necesaria, ahora más que nunca, para desarrollar resiliencia al cambio climático y proporcionar alimentos para la nutrición. Eso es clave para la buena salud en medio de una pandemia de salud pública.

En 2020, donde parece que las manifestaciones más lentas del cambio climático y los efectos rápidos de COVID-19 están convergiendo, la declaración de Samnarine también encuentra relevancia para explicar los impactos actuales de la pandemia en el sector empresarial. Gioannetti informa que Trincity Mall enfrentó una condición preexistente que debilitó su resistencia a las consecuencias económicas de COVID-19: la liquidación de los activos de CL Financial y Clico.

Una conclusión de esta situación podría ser que la mayoría de estas empresas comercializaban lo que se consideran bienes y servicios no esenciales. En la teoría económica, estos se describen típicamente como "deseos" o bienes de lujo y aspiracionales.
Como es práctica común en Trinidad y Tobago, en tiempos de crisis económica la gente tiende a gastar sus limitados fondos principalmente en lo que es esencial para la supervivencia, lo que la teoría económica describe como “necesidades”: alimentos, medicinas, vivienda, educación. A medida que el adelgazamiento del negocio y el ajuste del cinturón de COVID-19 toman forma, el gasto en "deseos" tiende a reducirse drástica y significativamente, los que, desafortunadamente, constituyen una parte significativa de la oferta en las tiendas de centros comerciales.

Quizás la historia aquí es la inversión  o la diversificación hacia bienes y servicios que son “necesarios”, los cuales pueden sobrevivir mejor a las crisis económicas.

Regresar a la tierra en tiempos de crisis es un comportamiento histórico claro, como se ve en el resurgimiento del interés en todos los niveles de la sociedad por cultivar sus propios alimentos, incluso al nivel del Primer Ministro. Esta tendencia es compartida en todo el Caribe y en el resto del mundo.

En su artículo de opinión para The Hill, Yang indicó que “el presidente chino, Xi Jinping, lanzó recientemente la campaña 'Plato Limpio' para garantizar que los suministros de alimentos no se agoten rápidamente y provoquen una repetición de la Gran Hambruna de 1959 en la que millones de personas murieron de hambre."

El artículo de Yang advierte sobre una crisis alimentaria pendiente en China, debido a inundaciones masivas, sin precedentes desde 1939, en sus áreas de arroz y otras áreas productivas de agricultura, y los expertos advierten que lo peor puede estar por venir. ¿Manifestaciones de variabilidad climática extrema y cambio climático, quizás?

“Las personas también están tomando una clara decisión de dejar que los alimentos sean su medicina…”

La importancia de invertir en la agricultura

Estos tres reportajes apuntan a la importancia de invertir en la cadena de valor agrícola y alimentaria, ya que, como se suele decir, la gente debe comer. Las personas también están tomando una clara decisión de dejar que los alimentos sean su medicina, debido en parte a la promoción más agresiva de una buena nutrición para mejorar la resiliencia y la recuperación de la COVID-19.

El Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) aplaude a todos aquellos que han invertido y continúan invirtiendo en agricultura y producción de alimentos en Trinidad y Tobago y el resto del Caribe, particularmente a los muchos micro y pequeños emprendedores agrícolas que se vinculan directamente y agregan valor a los productos agrícolas locales.

Durante décadas, se ha alentado a los países de CARICOM a aumentar el nivel de inversión en agricultura, tanto del sector público como del privado. En Trinidad y Tobago, se especula mucho sobre si el gran resurgimiento de interés nacional por la agricultura y los productos agroalimentarios de producción local se reflejará en una mayor asignación presupuestaria 2020-2021 al sector agrícola. Cualesquiera que sean los resultados, hay dos cosas claras.

En primer lugar, que el desarrollo agrícola no puede depender únicamente del presupuesto asignado a la agricultura. Como lo confirman la teoría económica y la práctica, existen varias influencias importantes en el desarrollo de la agricultura fuera del sector y, por lo tanto, la cuestión debería ser si estas influencias están bien reconocidas y tomadas en cuenta en el presupuesto nacional general de una manera que complemente la asignación específica a la agricultura.

“no se trata de cuánto presupuesto se asigna, sino de qué tan bien se utiliza el presupuesto asignado”

En segundo lugar, como declaró recientemente el Ministro de Agricultura, Tierra y Pesca, no se trata de cuánto presupuesto se asigna, sino de qué tan bien se utiliza el presupuesto asignado. En algunos casos, como se ve dentro de la gestión del IICA de sus propios recursos para la cooperación técnica, se puede hacer mucho con recursos limitados, una vez que está bien orientado y administrado de manera eficiente, incluyendo la colaboración y coordinación con socios estratégicos.

Según una observación reciente del Director General del IICA, Dr. Manuel Otero, cada vez más se pide a las instituciones de apoyo al desarrollo agrícola que hagan más con menos. Hacer más con menos ha sido la experiencia de la agricultura en el Caribe durante décadas. Este bien puede seguir siendo el caso en esta nueva realidad de presiones económicas globales que surgen de un doble golpe de los impactos lentos del cambio climático y los efectos persistentes del COVID-19 en rápida evolución.

Diane Francis

 

Diana Francis es la representante del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura en Trinidad y Tobago.

 

 

 

Nota: Las opiniones expresadas en este blog son responsabilidad del autor y no reflejan necesariamente la opinión del IICA.

Una versión original de este artículo apareció en Newsday

Si tiene preguntas o sugerencias de mejora del BlogIICA favor contactar a los editores: Joaquín Arias y Viviana Palmieri.

Añadir nuevo comentario

Digite su correo electrónico.

Texto sin formato

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.
CAPTCHA
Esta pregunta es para probar si usted es un visitante humano y para evitar envíos automáticos de spam.