Restricciones a las exportaciones de alimentos ante el COVID-19

Colaboradores

En el contexto de la crisis causada por el COVID-19, muchos países están tomando medidas para responder a la situación de emergencia y para mitigar el impactEjemplos de medidaso económico. Se observa entre ellas un gran número de medidas comerciales, algunas orientadas a facilitar las importaciones de productos esenciales o a flexibilizar requisitos para evitar interrumpir los flujos comerciales. Sin embargo, muchos países han respondido también restringiendo o prohibiendo las exportaciones de diferentes productos considerados esenciales, entre ellos los alimentos.

Examinar la prevalencia de este tipo de medidas se ve complicado por el hecho de que no hay una única fuente que registre todas las medidas implementadas por todos los países. Varias instituciones (entre ellas el IICA) están realizando importantes esfuerzos para dar seguimiento yMedias OMC verificar las numerosas publicaciones que dan a indicar el uso de medidas comerciales frente al COVID-19. De particular interés son las recopilaciones del Centro de Comercio Internacional y, en el caso específico de los alimentos, el IFPRI. La OMC también actualiza diariamente la lista de medidas que sus miembros han notificado. Una revisión cruzada de las fuentes muestra que a la fecha 20 países emplean alguna medida para restringir o controlar sus exportaciones de alimentos.

Restricciones a las exportaciones de alimentos como respuesta al COVID-19 (al 9 de abril 2020)

Restricciones a las exportaciones

Las restricciones a las exportaciones que muchos países implementaron para responder al aumento en los precios de los alimentos en la década pasada provocaron un efecto de propagación que agravó aún más el problema, con enormes consecuencias económicas y sociales. Un estudio (Anderson y Martin, 2011) encontró que las restricciones explicaron respectivamente 45% y 30% de los incrementos en los precios mundiales del arroz y el trigo. También se confirmó la existencia del “efecto multiplicador”: la imposición de restricciones como respuesta a un shock en el mercado mundial agrava el efecto inicial y provoca que otros países respondan de la misma manera (Giordani, Rocha y Ruta, 2016). Un análisis de las restricciones aplicadas en 2007-2008 y 2010-2011 encontró que incluso las medidas temporales pueden tener efectos duraderos (Deuss, 2017).  

El monitoreo del IFPRI y del IICA indican que por el momento son pocos los casos en los que el país que restringe sus exportaciones tiene una participación relativa importante en el mercado mundial. Sin embargo, el creciente número de medidas y la experiencia pasada señalan los riesgos de un contagio. Este sería particularmente problemático en el caso de productos en los que la concentración de mercado es elevada, como el arroz y el trigo: en ambos mercados los cinco mayores exportadores proveen el 75% de las exportaciones mundiales (datos de USDA).

El objetivo de restringir las exportaciones a menudo es proteger a los consumidores nacionales de la escasez y de los aumentos en los precios. Sin embargo, en la actualidad el riesgo de que esto ocurra es bajo: la producción y los inventarios mundiales de alimentos básicos se encuentran en niveles adecuados, con disponibilidad suficiente para cubrir la demanda global, tal como lo indican la FAO y el sistema de información AMIS. Quienes podrían verse más amenazados por una oleada de restricciones a las exportaciones de alimentos son los consumidores más vulnerables en los países en desarrollo.

Restringir las exportaciones de alimentos no es una respuesta adecuada al impacto económico del COVID-19; por el contrario, podría causar más daño del que pretende evitar. Es importante que no se repitan los errores del pasado, y que el comercio siga fluyendo para garantizar el acceso a los alimentos.

 

Adriana García Vargas, consultora en comercio internacional

 

Nota: Las opiniones expresadas en este Blog son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la opinión del IICA.

 

 

Comentarios del blog

Melania ortega Vindas
Sáb, 11/04/2020 - 21:11

Muy acertado tu comentario Adriana , te felicito! Las necesidades alimentarias a nivel mundial son prioridad en la salud de los seres humanos, en este momento. Más aún alimentos como el arroz y el trigo tan importante en la canasta básica. En estos tiempos lo importante es ser solidario. La vida , la salud , son derechos humanos. Jugar con esto por dinero ante las consecuencias de una Pandemia, no es lo correcto. Muy lleno de sabiduría tu comentario , un abrazo a la distancia! Y gracias!

Julia Gradia
Lun, 20/04/2020 - 12:25

No se cuanto el monitoreo del IFPRI y del IICA, pero el monitoreo de la OMC,
tal como lo mencionó la Señora García, actualiza las medidas basados en notificaciones voluntarias de sus miembros.
Comparto la preocupación por la restricción de las exportaciones de alimentos, dado que los países pueden estar reteniendo información para evitar recibir quejas formales. Por lo tanto, las consecuencias de estas restricciones omitidas pueden tener serias repercusiones antes de que las organizaciones internacionales puedan actuar para prevenirlas.
Agradezco a la señora García por este artículo tan relevante.

Añadir nuevo comentario

Digite su correo electrónico.

Texto sin formato

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.
CAPTCHA
Esta pregunta es para probar si usted es un visitante humano y para evitar envíos automáticos de spam.